Una Reflexión Invernal (30-1-16)

gotadeagua

Transcurren intensos estos últimos días de enero.

El lunes 25 un viaje fugaz a Palencia. Almuerzo con mi madre; hace mucho que no coincidíamos delante de una crema de verduras y esas croquetas de huevo que, con tanto mimo, ella siempre ha cocinado para los suyos.

Se muestra nerviosa y yo tremendamente emocionado.

Durante el recorrido sereno por la casa de mi infancia, escucho a lo lejos las voces niñas de la gran familia, que ahora son ocho más dos solteros.

A mi padre, no sólo lo escucho; también le siento, le hablo y le llevo, eterno, en mi corazón.

Abrazo profundo a la Pérez -que significa “mi madre” en palentino- y dirijo mis pasos hacia la estación.

Prometo volver en marzo.

Es jueves 28. El cumpleaños de un buenísimo amigo de la primera juventud.

Le llamo tarde porque casi se me olvida.

Esto podría ser una señal inequívoca de envejecimiento natural, pero en mi caso es puro despiste de toda la vida, eso sí, acentuado un poco por el paso del tiempo, y ¡olé tacatá!.

Nos reímos un rato juntos y me deja porque tiene que ir a apagar sus velas.

Yo hago lo propio con las luces de casa y me marcho a dormir.

gotadeagua2

El viernes 29 se presenta apoteósico.

Trabajo toda la tarde, lo que no he hecho casi el resto de la semana. Y exhausto pero feliz, confirmo mi presencia en la fiesta de una amiga.

Se marcha un mes a la India a que le cambie la vida. Este acontecimiento me tiene emocionado, pero a ella mucho más, claro.

En su casa me encuentro con amigos recientes, pero igualmente entrañables. Pasamos la noche entre risas, abrazos y confesiones cómplices. Se nota que nos queremos. A ellos les brillan los ojos y a mi también.

Me despido de la reina viajera hasta le vuelta.

Ya en la calle respiro el aroma a lluvia fresca y decido volver a casa andando, como siempre.

Mientras disfruto de un fin de semana intenso, repleto de energía Reiki, no hago otra cosa que profundizar en eso que cada uno suele llamar “su vida”. 

Y me emociono recordando porque, en estos días apasionados de un invierno que no se decide a llegar, el tiempo pasa entretenido en sus cosas…

…Y yo me acuerdo de ti.

Arjun Liébana. Madrid. 30 de enero de 2016

Empire of the Sun – We Are The People (HD)

4 Respuestas a “Una Reflexión Invernal (30-1-16)

  1. Sin palabras!! Estupendooooo!!
    Un abrazo grandeeee!!

  2. Qué bonito qué, lindo y cuánta belleza en tus palabras!!! Se siente que así eres tú!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s