Archivo de la categoría: Multimedia

Cuento popular escandinavo: la chaqueta mágica. La leyenda de Thorstein el vikingo

vikingo

Érase una vez un guerrero llamado Thorstein, tan alto y tan fuerte que podía levantar un tronco de árbol con un solo dedo.

Como tenía muchas ganas de viajar, un día echó al agua su barco rojo que tenía una cabeza de dragón esculpida en la proa y con dos golpes de remo llegó a mar abierto.

El viento que no dormía le echó una mano y le infló las velas, llevándole así cada vez más y más lejos… hasta que un día Thorstein desembarcó en una playa pedregosa, y sobre una roca vio a un gnomo que chillaba con la boca abierta como un horno y lloraba lágrimas que le corrían por la barba como si fueran ríos.

-¿Qué te ha pasado gnomo?-, preguntó el guerrero.

El gnomo, señalando un puntito del cielo, dijo:

-¡Un águila ha secuestrado a mi hermano y se ha ido volando con él entre sus garras!

Entonces Thorstein tomó su arco y una flecha, apuntó justamente al corazón del águila y acertó al primer intento.

El pájaro cayó lentamente y, antes de que tocase el suelo, el guerrero agarró al pequeño gnomo y se lo devolvió a su hermano, que de pura alegría se tiraba de la barba y los bigotes y saltaba con un solo pie.

-Está vivo, está vivo.

gnomo.jpg

-¿Cómo puedo darte las gracias?- preguntó el gnomo a Thorstein mirándolo desde abajo.

-No es nada, hombrecillo.

Respondió el guerrero mirándolo desde arriba.

-No se hable más.

-Pero quiero hacerte un regalo. Te lo mereces – dijo el gnomo, quitándose la chaqueta verde.

– Te sentará bien, estoy seguro.

Thorstein se echó a reír y dijo:

– Pero, ¿no ves lo pequeña que es?. Sólo me taparía la punta del dedo.

– Pruébala antes de hablar, insistió el gnomo, y el guerrero le hizo caso.

La chaqueta era mágica, y en cuanto se la puso le quedó genial.

Vamos, ni aunque se la hubieran hecho a su medida, le habría sentado tan bien.

El gnomo, todo contento, empezó a saltar alrededor de Thorstein aplaudiendo y diciendo:

¿Lo ves, lo ves?.
¡Una chaqueta así no se encuentra en todas partes!.

Cuando te la pongas, podrás nadar durante millas y millas sin cansarte, aunque tengas que llegar donde el mundo acaba y el cielo y el mar se encuentran.

Pero espera, aquí hay otra cosa que te gustará.

El gnomo sacó una piedra en forma de triángulo, blanca en el centro, roja por un lado y amarilla por el otro, y siguió diciendo:

-Si tocas la parte blanca empezará a nevar inmediatamente.
¡Se formará una auténtica ventisca!

Si quieres sol deberás tocar la parte amarilla, y cuando toques el lado rojo, del cielo caerán fuego y llamas.

Thorstein tomó la piedra, se despidió de los dos gnomos y tomó de nuevo su camino.

Había visto a lo lejos una montaña muy alta.

montaña

-¡Me encantaría escalar hasta la cima!.

¡Un tipo como él no estaba hecho para permanecer quieto!

Así que caminó y caminó, y no se dio cuenta de que el sol estaba a punto de ponerse y se subió a un árbol para pasar la noche.

Pero en ese momento llegaron tres gigantes que le tiraron al suelo como si fuera un pajarito en su nido, y lo llevaron ante su jefe, un rey con dos cabezas y un solo ojo en cada una, vestido con una capa hecha con pieles de cien osos.

-¿Qué sabes hacer?, le preguntó el rey, sentado en el inmenso salón de su castillo.
Ten cuidado con la respuesta que me das, porque si no me satisface, te comeré.

-No te conviene comerme. Soy un mago muy poderoso y harías bien en tenerme contento-, dijo Thorstein.

El rey gigante balanceó ambas cabeza y comenzó a reírse, y luego dijo:

-¡Entonces adelante, enséñame algunos trucos!

¡Pero ten cuidado, porque si no son buenos, te despedazaré!

Thorstein sacó la piedra y tocó la parte blanca.

Al instante una tempestad de nieve irrumpió en el salón del trono, cubriendo todo de copos.

-¡Basta, basta, basta, chilló el rey.

¡Lleváte este frío de aquí o te aplasto!

Thorstein rozó el lado amarillo y una luz cálida hizo desvanecer la nieve.

Pero los gigantes odian el sol, así que el rey gritó:

-¿Estás loco? ¿Estás loco?. ¡Apaga esta maldita luz o te quemo vivo!

Entonces Thorstein tocó el lado rojo y empezaron a llover llamas y fuego en el salón, y comenzó a arder como la leña seca.

Thorstein aprovechó el momento para huir, pero el rey de los gigantes le siguió y, a fuerza de correr y correr, llegaron hasta el mar y se tiraron al agua.

Thorstein nadó de un tirón hasta su país, y como tenía la chaqueta mágica del gnomo llegó sano y salvo sin cansarse.

En cambio, el gigante se cansó tanto que se fue al fondo del mar como una piedra y allí se lo comieron los peces.

La chaqueta mágica – Thorstein – Cuento popular vikingo – Cuentacuentos

Un cuento anónimo africano: el monstruo del lago

Adaptación del cuento popular de África

Érase una vez una preciosa muchacha llamada Untombina, hija del rey de una tribu africana. A unos kilómetros de su hogar había un lago muy famoso en toda la comarca porque en él se escondía un terrible monstruo que, según se contaba, devoraba a todo aquel que merodeaba por allí.

Nadie, ni de día ni de noche, osaba acercarse a muchos metros a la redonda de ese lugar. Untombina, en cambio, valiente y curiosa por naturaleza, estaba deseando conocer el aspecto de ese monstruo que tanto miedo daba a la gente.

Un año llegó el otoño y con él tantas lluvias, que toda la región se inundó. Muchos hogares se vinieron abajo y los cultivos fueron devorados por las aguas. La joven Untombina pensó que quizá el monstruo tendría una solución a tanta desgracia y pidió permiso a sus padres para ir a hablar con él. Aterrorizados, no sólo se negaron, sino que le prohibieron terminantemente que se alejara de la casa.

Pero no hubo manera; Utombina, además de valiente, era terca y decidida, así que reunió a todas las chicas del pueblo y juntas partieron en busca del monstruo. La hija del rey dirigió la comitiva a paso rápido, y justo cuando el sol estaba más alto en el cielo, el grupo de muchachas llegó al lago.

En apariencia todo estaba muy tranquilo y el lugar les parecía encantador. Se respiraba aire puro y el agua transparente dejaba ver el fondo de piedras y arena blanca. La caminata había sido dura y el calor intenso, así que nada les apetecía más que darse un buen chapuzón. Entre risas, se quitaron la ropa, las sandalias y las joyas, y se tiraron de cabeza. Durante un buen rato, nadaron, bucearon y jugaron a salpicarse unas a otras. Tan entretenidas estaban que no se dieron cuenta de que el monstruo, sigilosamente, se había acercado a la orilla por otro lado y les había robado todas sus pertenencias.

africanas

Cuando la primera de las muchachas salió del agua para vestirse, no encontró su ropa y avisó a todas las demás de lo que había sucedido. Asutadísimas comenzaron a gritar y a preguntarse qué podían hacer ¡No podían volver desnudas al pueblo!

Se acercaron al lago y, en fila, comenzaron a llamar al monstruo. Entre llantos, le rogaron que les devolviera la ropa. Todas menos Utombina, que como hija del rey, se negaba a humillarse y a suplicar nada de nada.

El monstruo escuchó las peticiones y, asomando la cabeza, comenzó a escupir prendas, anillos y pulseras, que las chicas recogieron rápidamente. Devolvió todo lo que había robado excepto las cosas de la orgullosa Utombina. Las chicas querían volver, pero ella seguía negándose a implorar y se quedó inmóvil, en la orilla, mirando al lago. Su actitud consiguió enfadar al monstruo que, en un arrebato de ira, salió inesperadamente del lago y de un bocado se la tragó.

Todas las jovencitas volvieron a chillar presas del pánico y corrieron al pueblo para contar al rey lo que había sucedido. Destrozado por la pena, decidió actuar: reclutó a su ejército y lo envió al lago para acabar con el horrible ser que se había comido a su niña.

Cuando los soldados llegaron armados hasta los dientes, el monstruo se dio cuenta de sus intenciones y se enfureció todavía más. A manotazos, empezó a atrapar hombres de dos en dos y a comérselos sin darles tiempo a huir. Uno delgaducho y muy hábil se zafó de sus garras, pero el monstruo le persiguió sin descanso hasta que, casualmente, llegó a la casa del rey. Para entonces, de tanto comer, su cuerpo se había transformado en una bola descomunal que parecía a punto de explotar.

El monarca, muy hábil con el manejo de las armas, sospechó que su hija y los soldados todavía podrían estar vivos dentro de la enorme barriga, y sin dudarlo ni un segundo, comenzó a disparar flechas a su ombligo. Le hizo tantos agujeros que parecía un colador. Por el más grande, fueron saliendo uno a uno todos los hombres que habían sido engullidos por la fiera. La última en aparecer ante sus ojos, sana y salva, fue su preciosa hija.

El malvado monstruo dejó de respirar y todos agradecieron a Utombina su valentía. Gracias a su orgullo y tozudez, habían conseguido acabar con él para siempre.

(c) CRISTINA RODRÍGUEZ LOMBA

El monstruo del lago

Cinco cosas que deberías Hacer antes de salir de la Cama

antesdelacama.jpg

Cinco cosas que deberías hacer antes de salir de la cama.

1- Expresa Gratitud

2- Visualiza lo que quieres conseguir durante el día.

3- Respira cinco veces profundamente.

4- Sonríe sin motivo.

5- Perdónate a ti mismo por los errores que cometiste ayer.

Cinco cosas que hacer antes de salir de la cama

Más información:
www.rincondeltibet.com

Trece Frases de Prince (1958-2016)

Prince

Hay gente que está infeliz con todo.

Todas estas computadoras y dispositivos electrónicos no son buenos, te llenan la cabeza de números y eso no puede ser positivo.

Yo no voto y no tengo nada que ver con eso.

Creo fielmente en la reencarnación, sobre todo en aquellas personas que tienen que hacer más trabajo o que tienen mucho que pagar.

No soy una mujer ni soy un hombre. Soy algo que nunca podrás comprender

A pesar de todo, nadie puede dictaminar quién eres realmente.

¡Las películas son reales! ¡La música es real! Afecta a las personas. La otra noche fui a un club y presencié como un DJ tomó el control de todos. Ni los políticos pueden hacer eso.

No me vendas como negro.

La gente de color todavía me llama Prince. A veces les pregunto, ‘¿por qué me dicen Prince?’, y ellos responden, ‘porque tú eres un príncipe para nosotros’.

A la gente lo que importa es que le paguen. Ellos intentan hacer lo que la audiencia quiere que hagan. Yo prefiero darle al público lo que ellos necesitan, no lo que piden.

Tengo amigos gays y estudiamos juntos la Biblia.

Lo más importante es ser tú mismo, pero a mí me gusta el peligro. Eso es precisamente lo que le hace falta a la música pop actualmente. No hay emoción ni misterio.

Si quieres saber de dónde vengo, dónde estoy o a qué lugar me dirijo, la respuesta es Prince.

Prince Rogers Nelson (Prince)-(1958-2016)

Prince – I Would Die 4 U REAL song from Purple Rain

Una Meditación: So-Hum

hum2

Nuestras mentes están constantemente activas, siempre saltan de un pensamiento a otro, de una emoción a otra. Para establecer contacto con inteligencia Kappa no circunscrita –el alma universal que reside en nuestro interior y que es parte de todos nosotros– es necesario encontrar un camino que vaya más allá de la neblina de pensamientos que nos distraen y que normalmente la ocultan. Es imposible avanzar a través de esta barrera tanto como lo es hacerlo en una neblina real. Si quieres ver al otro lado de la calle en un día de niebla, nada físico que hagas podrá ayudarte. Debes esperar, con paciencia y tranquilidad, hasta que la neblina se disipe y desaparezca por sí sola. De vez en cuando se abren claros que te permiten ver qué hay del otro lado, lo mismo ocurre con los pensamientos.

Cuando estamos tranquilos podemos encontrar momentos de silencio puro a los que llamo «claros», y a través de ellos podemos dar un vistazo al nivel más profundo del alma. Cada vistazo incrementa la comprensión; finalmente nuestra conciencia se expande.

El propósito de la meditación es dejar de pensar por un momento, esperar a que la neblina de pensamientos se disipe y dar un vistazo al espíritu interior. Para la mayoría es muy difícil controlar el torrente de pensamientos. Los principiantes pueden sentirse frustrados, pero la frustración es apenas otro pensamiento, otra emoción que se interpone en el camino. El objetivo es liberar todos los pensamientos con tranquilidad y mesura.

Una manera común de iniciar la meditación, consiste en concentrarse en una cosa sin forzarse; de manera que sea más difícil que otros pensamientos entren a la mente. A mí me gusta empezar con una meditación de respiración.

Para iniciar la meditación, encuentra una posición cómoda, siéntate en una silla con los pies bien apoyados sobre el suelo. Coloca las manos en tu regazo, con las palmas hacia arriba. Cierra los ojos y presta atención a tu respiración. Observa cómo entra y sale el aire sin intentar controlarlo de ninguna forma.Tal vez notes que tu respiración se vuelve espontáneamente más rápida o más lenta, profunda o superficial, o que incluso se detiene por un momento. Observa los cambios sin resistencia y sin anticiparte. Cuando tu atención se desvíe hacia un sonido del entorno, una sensación en tu cuerpo o un pensamiento de tu mente, haz volver tu conciencia, sin forzarla, a tu respiración. Ésta es la meditación básica.

Hum4

Una vez que una persona se siente cómoda con sólo sentarse en silencio y concentrarse en su respiración, recomiendo agregar un mantra, el cual crea un ambiente mental y permite expandir la conciencia.El mantra que utilizo y recomiendo para alcanzar el sincrodestino es simplemente «so-hum» (pronunciado en español como: so-jam). Éste es el mantra de la respiración. Si te concentras en tu respiración escucharás «so-hum» conforme el aire entra y sale de tus pulmones. Mientras inhalas, el sonido de esa vibración es «so»;cuando exhalas, el sonido es «hum».Si quieres puedes experimentar con esto. Inhala profundamente, cierra los ojos y la boca, y exhala con energía por la nariz. Si te concentras escucharás el «hum» con claridad.

Una de las técnicas de la meditación consiste, simplemente, en concentrarse en el lugar de procedencia de la respiración. Con los ojos cerrados, inhala y piensa en la palabra «so»; cuando exhales, piensa en la palabra «hum» (pronunciado: jam).

Gradualmente, la respiración y el sonido se harán más y más pausados. La respiración se tranquiliza tanto que casi parece detenerse.Cuando tranquilizas tu respiración, tranquilizas tu mente. Cuando trasciendes, el mantra «so-hum» desaparece por completo y tu respiración se detiene por un instante. El tiempo mismo hace una pausa y te encuentras en el campo de la conciencia pura, en el ámbito no circunscrito, en el espíritu, en el fundamento del ser. El mantra, por tanto, es una forma de experimentar la conciencia no circunscrita. Aborígenes australianos, hindúes, indios americanos y muchas otras culturas tradicionales los han utilizadodurante miles de años. En todas las tradiciones, el uso de mantras implica cantar para crear vibraciones especiales, sonidos del Universo que forjan algo de la nada, que mueven energía de lo no manifiesto a lo manifiesto.

© Deepak ChopraExtracto del Capítulo 1, de su libro en español: “Sincrodestino — Descifra el significado oculto de las coincidencias en tu vida y crea los milagros que has soñado”

 

Deva Premal – Humming (1 hour)

Un brindis…

Unbrindis

Qué mejor manera de empezar a despedir el año que con un poquito de sentido del humor.

Uno, que ya tiene tradición en decirle adiós a cada año que pasa, soltero, solterísimo, esta vez saca su lado más divertido y pide un brindis.

Y que sea con la esperanza de que dentro de trescientos sesenta y cinco días (365) – y uno más porque el que llega es bisiesto -, el chin chín de la vida, sea en buena compañía.

Va por todos vosotros.

Bendiciones

Macaco – Brindo por ti (video oficial)

Buenos Deseos

Con todos mis mejores deseos de Paz, Serenidad, Honestidad, y Amor en tu vida, ahí van estos besos para cada día del año. De este año, del año que viene, del siguiente y así sucesivamente…

Bendiciones